Ampliación de hipoteca: ¿siempre es posible?

EKATERINA BOLOVTSOVA at Pexels

Algo que desconocen algunas personas es que hay ciertas condiciones de tu préstamo hipotecario que se pueden cambiar. Es una cuestión que se debe acordar con el banco, pero que puede suponer un alivio para ti. Por ejemplo, solicitar una ampliación de hipoteca. En las siguientes líneas te invitamos a descubrir si es siempre posible.

¿Siempre es posible solicitar una ampliación de hipoteca?

 

La ampliación de hipoteca se solicita cuando quieres disponer de dinero con unas condiciones de financiación mejores que las de un préstamo personal. Se trata de una novación, ya que cambia la cantidad concedida y por eso conlleva una serie de trámites, también un coste económico.

Otra posibilidad es ampliar el plazo de la hipoteca, en este caso, es una opción que se utiliza para pagar menos dinero por tu cuota mensual. También se trata de una novación y aunque pagues menos mes a mes, pagarás más por tu préstamo a lo largo de los años.

Insistimos en que no suele ser una opción gratuita, ya que los bancos suelen cobrar una comisión. Lo habitual es que ronde el 1 %, aunque hay alguna entidad que no cobra por esta operación.

Como es lógico, la última palabra para aprobar esta operación la tiene tu banco, ya que no está obligado ni a ampliar el capital ni a alargar la vida del préstamo. Su decisión no es arbitraria, sino que se basa en estos puntos:

• Si se amplía el capital, se tendrá que tasar la vivienda y cumplir el porcentaje de financiación que concede la entidad, en la mayoría de los casos el 80 %.

• Si se va a ampliar el capital, la nueva cuota debe encajar en tu ratio de endeudamiento.

• En todos los casos, tienes que estar al corriente de pago de tu hipoteca.

Estos son los requisitos habituales, pero la entidad puede imponer cualquier otro que considere apropiado.

¿Es la mejor opción solicitar una ampliación de hipoteca?

 

Lo habitual cuando amplias el capital de tu hipoteca es que optes por esta fórmula para evitar solicitar un préstamo personal. Es cierto que las condiciones de tu hipoteca son mejores, pero también es verdad que ese dinero te generará intereses durante el resto de la vida de la hipoteca. Por eso, es importante que analices hasta qué punto te resultará más rentable esta opción.

Con la ampliación del plazo sucede un poco lo mismo, es innegable que notarás alivio al tener que pagar menos cada mes, pero a la larga estás encareciendo la hipoteca. Por lo que antes de pedir esta clase de novación, te recomendamos que analices si es la única salida para tu situación.

Dicho esto, no quiere decir que ampliar la hipoteca, el capital o el plazo, no sea una buena opción, sino que hay que estudiarla bien. Por ejemplo, ampliar el capital puede ser una buena idea si quieres reformar tu casa, ya que al final estás invirtiendo en tu propiedad y se está revalorizando. También para comprar una segunda vivienda en una localidad donde los precios sean bajos.

Los expertos no suelen recomendar ampliar la hipoteca para comprar un coche, ya que un vehículo pierde valor al salir del concesionario y seguirá haciéndolo a lo largo del tiempo. Así que tendrás una deuda mayor, pero no un bien que compense esa cuantía.

En el caso de la ampliación del plazo, solo debe hacerse cuando realmente no se pueda asumir la cuota mensual, pero siempre es mejor intentar ajustar tus gastos.

Está claro que solicitar una ampliación de hipoteca es posible, ahora tienes que decidir si es la mejor opción en tu caso.

Compartelo en

Leave a Reply