Comprar casa en verano

6. Comprar casa en verano

Con la llegada del verano se toman decisiones importantes, se cierran etapas y se abren otras nuevas. Comprar una casa o piso puede ser una de ellas. En esta época del año salen a la venta un mayor número de propiedades y mucha gente contempla la compra de una vivienda como una opción a largo plazo.
Tener más tiempo libre durante estos meses nos permite visitar diferentes opciones de vivienda, como pueden ser una residencia habitual, una parcela para construir una casa, un chalet o un piso de vacaciones. Incluso se conciertan varias visitas en el mismo día para aprovechar al máximo el tiempo invertido en esta búsqueda.

Pero, ¿qué tengo que tener en cuenta a la hora de comprar en verano?

1. Alquilar o comprar

Un paso previo a la toma de esta decisión es analizar los pros y los contras de comprar frente a vivir de alquiler. ¿Estoy decidido a tener una adquisición de por vida? ¿Prefiero tener un bien propio a pagar un alquiler? Estas son algunas de las cuestiones que nos podemos plantear para tomar una decisión.

2. Con cuánto dinero partimos

Una vez que hemos tomado esta decisión es necesario que sepamos cuánto dinero podemos invertir en nuestra futura vivienda para definir que tipo de inmueble nos podremos permitir. Tenemos que ser realistas para no llevarnos desilusiones y apostar por las viviendas que sí podremos financiar.

3. ¿Necesitamos financiación?

El paso siguiente es saber si necesitamos financiación, y si la respuesta es un sí, tendremos que recurrir a la banca. Para la búsqueda de nuestra casa soñada es necesario que sepamos cuánto dinero estarán dispuestos a prestarnos para poder tener una idea más exacta de nuestro presupuesto total.

4. Dónde queremos vivir

¿En el centro o a las afueras? ¿Mar o montaña? ¿Ciudad o pueblo? Tener claro el lugar donde queremos vivir nos ayudará en el proceso de encontrar nuestra vivienda y es el punto de partida de esta búsqueda.

5. Aprovecha estas fechas del año

Como ya hemos dicho anteriormente aprovechar el verano para la búsqueda de nuestro inmueble puede ser la mejor opción. Tenemos más tiempo libre para visitarlos y poder realizar varias visitas en un mismo día, además de ahorrar tiempo, podremos tener más frescos los detalles de cada casa para poder compararlas posteriormente.

6. Sin prisas

Y lo más importante: Si no lo tienes claro y no encuentras la casa de tus sueños, espera. No te desesperes ni decaigas por esa casa o piso que viste un día y no te puedes quitar de la cabeza, pero cuyo precio no puedes permitirte. Durante los meses de junio y julio en algunas zonas los precios suelen estar por las nubes y los trámites relacionados con bienes inmuebles suelen atrasarse. Es posible que todavía los precios no se hayan ajustado todo lo que necesitas para poder comprar. Puedes tomarte un tiempo antes de volver a buscar y esperarte a septiembre, octubre o noviembre para acercarte a tu adquisición. Y como consecuencia de retrasar la compra, podrás disponer de más ahorros y, quién sabe, quizás lograr comprar más barato.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply