fbpx

¿Comprar con el objetivo de alquilar?

Comprar casa con el objetivo de alquilar

Descubre cómo sacar rentabilidad al boom del alquiler y lo que debes tener en cuenta si decides hacerlo

¿Cuántas veces has oído decir que comprar una casa es una inversión a largo plazo? Pero… ¿y una rentabilidad? Si tu intención es comprar una casa como fuente de ingresos, entérate de sus ventajas e inconvenientes y del tipo de vivienda con el que obtendrás mayor rentabilidad actualmente. 

En los últimos años, el alquiler ha ido ganando terreno a la compra de vivienda y los precios de las rentas también han aumentado. Por eso, son muchos los que han visto una oportunidad con la que sacar rentabilidad. Sin embargo, antes de lanzarte, debes saber que no vale cualquier vivienda, ni cualquier zona; y que, como toda inversión, tienes sus ventajas y sus inconvenientes. En Finteca lo sabemos y por eso te dejamos las claves que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

Primero de todo, cuando compras para alquilar, debes cambiar la perspectiva. Tienes que pensar en el precio del alquiler y no el precio de compra. Por tanto, piensa en lo que valora más un inquilino, lo que menos, y lo que le resulta indiferente a la hora de alquilar una vivienda. En definitiva, lo que te interesa es comprar una casa al menor precio, que cumpla con los requisitos más valorados y con la que obtener la mayor renta posible. Muchas veces dos casas con el mismo precio de compra pueden reportarnos una renta diferente debido a sus características. 

Actualmente, las viviendas que dan mayor rentabilidad son pisos entre 40 y 60 metros cuadrados, sin ascensor y de dos habitaciones, aunque depende de la zona. Por ejemplo, en un barrio universitario te saldrá más rentable una vivienda más grande y con más habitaciones para poder alquilarla entre varios estudiantes. De la misma manera, un piso en el centro de una gran ciudad, te aportará una mayor una mayor rentabilidad. 

Pero, antes de apostar entérate de cuáles son las ventajas y los inconvenientes de esta inversión:

Ventajas

  • Alquilar es más rápido que vender y la rentabilidad es alta. Actualmente hay más demanda de alquiler que oferta, por lo que los pisos y las buenas oportunidades, vuelan. 
  • Obtendrás dinero de forma regular. Alquilar supone obtener mensualmente unos ingresos estables y regulares. 
  • La fiscalidad del alquiler es favorable. Las condiciones fiscales que debes cumplir si quieres alquilar, son favorables. Como propietario de la vivienda, podrás deducir la mayoría de gastos asociados y el 60% de la renta generada.
  • Puedes pagar la hipoteca de la vivienda con la renta que obtengas, gracias al incremento en los precios de los alquileres. 

Inconvenientes

  • La inversión inicial es elevada. Comprar una vivienda supone invertir tus ahorros e incluso hipotecarte, por lo que es una decisión que debes flexionar. 
  • Corres el riesgo de impago. Si todo sale bien y compras con cabeza, encontrarás un inquilino rápidamente. Pero si no es así, corres el riesgo de no obtener ingresos durante un periodo de tiempo o verte obligado a bajar el precio del alquiler. Por otra parte, también debes tener en cuenta que puedes vértelas con un inquilino que no paga. 
  • Los gastos pueden comerse tu rentabilidad. Tienes que tener en cuentas todos los gastos que puedes tener derivados de reformar el piso, reparaciones, amueblarlo…
  • Debes tener una disponibilidad personal continua. Tu piso no se alquilará solo, por lo que tendrás que invertir tiempo en gestionarlo. Además, en el caso de que hubiera algún problema con la vivienda, deberás estar ahí para solucionarlo.

Comprar una casa, sea por el motivo que sea, es una gran inversión, y una importante decisión que implica en la mayoría de los casos, hipotecarse. Pero si al final te decides y no quieres preocuparte por conseguir tu mejor hipoteca, apuesta por Finteca.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply