fbpx

El primer rascacielos tras el Covid-19 se está construyendo en Benidorm

primer rascacielos tras el Covid-19

Decir que se ha comenzado la construcción de un nuevo rascacielos en Benidorm puede que no parezca una gran noticia. La ciudad cuenta con decenas de edificaciones de gran altura que definen el horizonte de la ciudad. Sin embargo, el inicio de las obras a cargo de la promotora Alibuilding y la constructora Ecisa, trae consigo algunas peculiaridades. Por ejemplo, que sea el primer rascacielos tras el Covid-19 en Benidorm que se construirá. Pero hay más detalles que llaman la atención sobre este edificio.

¿Qué características tiene el primer rascacielos tras el Covid-19 en Benidorm?

Además de ser el primer rascacielos tras el Covid-19 que se construirá en Benidorm, también será el edificio que albergue la piscina de uso residencial a más altura de España. En concreto estará ubicada en la planta 26, a unos 80 metros de altura, desde donde se verá gran parte del mar Mediterráneo.

Sobre la planta de la piscina se situará un área de bienestar y un gimnasio. Pero no se termina ahí la oferta de ocio de esta imponente obra de ingeniería. También se construirá una zona exterior a pie de edificio con dos piscinas más, pistas de pádel, instalaciones infantiles e incluso un espacio chill-out.

Al finalizar las obras, el edificio contará con un total de 36 plantas y 196 viviendas en una situación privilegiada, en la zona de la playa de Poniente. Estas viviendas contarán con lo último en domótica y materiales de última generación para una mayor eficiencia energética.

En total, alcanzará los 100 metros de altura. Para llegar a lo más alto se contará con ascensores más veloces que los convencionales. También tienen una mayor capacidad, de hasta 13 personas. Además, disponen de una altura superior y unas puertas más anchas, para subir mobiliario con facilidad.

¿Cómo se está comenzado la construcción del rascacielos de Benidorm?

Por el momento se esta trabajando en la cimentación, un proceso básico para la sustentación de un edificio de estas dimensiones. Esto supone la utilización de una elevada cantidad de hormigón. En este caso concreto hacen falta unos 2.500 metros cúbicos. Se estima que para alcanzar esta cantidad de material serán necesarios al menos 300 camiones hormigonera.

Los 36 pisos se asentarán sobre una losa de hormigón de 1.400 metros cuadrados y 1,80 metros de alto. Para construir esta base se realiza una fosa en la que se crea una estructura metálica que servirá de esqueleto tras el vertido y secado del material.

La base del edificio soportará las presiones que generan los 36 pisos de altura. La estructura consta de una armadura principal superior y otra inferior que disipan las cargas, reparten los esfuerzos y sustentan los muros y pilares. También está preparada para resistir en caso de un movimiento sísmico.

En poco tiempo se podrá ver cómo el esqueleto de este nuevo rascacielos es una verdadera obra de ingeniería. Los afortunados vecinos tendrán a su alcance todas las comodidades de un edificio moderno y lujoso, al tiempo que disfrutan de las vistas en un marco incomparable, como es el de la costa benidormí. Además, puede servir para confirmar algunos buenos augurios para el sector inmobiliario después del coronavirus.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply