Hipoteca en pareja: cuáles son su ventajas y desventajas

Comprar una vivienda no es una labor sencilla. Primero, tienes que encontrar una casa que cumpla con tus expectativas y que tenga un precio que te puedas permitir, después, el banco tiene que aprobar el préstamo. Este último paso es sin duda el más complicado, ya que no depende de ti. Además, se puede complicar aún más si la propiedad la vas a adquirir solo, de hecho, la mayoría de las propiedades tienen dos titulares. En las siguientes líneas te mostramos cuáles son las ventajas y desventajas de solicitar una hipoteca en pareja.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de una hipoteca en pareja?

Solicitar una hipoteca en pareja no suele ser una elección, sino el paso lógico. No solo porque es más fácil que te concedan el préstamo, también porque si tienes una relación estable y la vivienda va a ser vuestra residencia, lo normal es que esté a nombre de los dos.

Sin embargo, todo lo comentado no quiere decir que firmar una hipoteca con tu pareja no tenga tanto ventajas como desventajas, las conocerás en los siguientes apartados.

¿Cuáles son las ventajas de una hipoteca en pareja?

Si estás convencido de firmar un préstamo con tu pareja para adquirir una vivienda, seguro que interesa conocer sus ventajas:

  • Más posibilidades. Es más sencillo que la entidad bancaria apruebe la operación si cuenta con dos pagadores.
  • Menos riesgos. Al contar con dos sueldos, es más complicado que se deje de pagar la hipoteca.
  • Endeudamiento más alto. El hecho de que la pareja cuente con dos sueldos permitirá un endeudamiento más alto. De hecho, a no ser que se cuente con un sueldo alto y una cierta estabilidad, una sola persona tiene complicado adquirir una vivienda en muchas ciudades, por los precios que tienen.

¿Cuáles son las desventajas de una hipoteca en pareja?

También puede suceder lo contrario, que no tengas demasiado claro si es buena idea hipotecarte junto con tu pareja y es lógico, ya que también tiene sus desventajas:

  • Compromiso a largo plazo. Romper una pareja es duro, pero si no hay hijos, no es complicado. Sin embargo, si se cuenta con una hipoteca compartida, la ruptura será más difícil. Por eso, no siempre es fácil adquirir un compromiso como este con tu pareja.
  • Si la pareja se rompe. Como ya hemos comentado, si la pareja se rompe, será difícil resolver qué sucede con la vivienda.

¿Qué pasa si se termina la relación?

Siguiendo la línea del último apartado, si se rompe la relación, se tendrá que afrontar qué hacer con la hipoteca. Está claro que una ruptura no incide para nada en la hipoteca y tendréis que seguir pagando las cuotas mensuales. En este caso, estas soluciones pueden ser de ayuda:

  • Vender la vivienda. Sin duda, es la solución más sencilla. Se vende la propiedad a un tercero, se cancela la hipoteca y se reparte el beneficio si lo hay.
  • Una parte compra la vivienda a la otra. Es otra buena solución, siempre que la parte que quiere quedarse con la vivienda pueda asumir la operación.
  • Extinción de condominio. Consiste en que un miembro de la pareja cede su parte de la propiedad al otro.

Después de todo lo que has visto, es muy importante que analices bien si en tu caso es la mejor idea firmar una hipoteca en pareja. Debes tenerlo claro, ya que es un paso casi para toda la vida, aunque luego puedas echarte atrás.

Llegados a este punto es posible que te preguntes si en tu caso es mejor una hipoteca a interés fijo o variable. Si es así, ponte en contacto con nuestro equipo de expertos y te ayudaremos a encontrar la respuesta.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply