La importancia del ratio deuda-ingreso (DTI) al comparar hipotecas

La importancia del ratio deuda-ingreso (DTI) al comparar hipotecas

A la hora de solicitar financiación es importante que tengas tu economía saneada. Los bancos no elucubran sobre este aspecto, sino que tienen en cuenta ciertos parámetros establecidos, que en la mayoría de los casos después se analizan de manera personalizada. Una de las cuestiones más esenciales es conocer el ratio deuda-ingreso (DTI) al comparar hipotecas. En las siguientes líneas queremos que descubras más sobre esta cuestión.

¿Qué es el ratio deuda-ingreso?

 

El ratio deuda-ingreso muestra a los bancos qué porcentaje de tus ingresos utilizas para pagar tus deudas cada mes. Para conocer el porcentaje se sigue esta fórmula:

Ratio deuda ingreso = Pagos de todas la cuotas de tus préstamos / tus ingresos mensuales X 100.

Es decir, si al solicitar un nuevo préstamo la suma de todas las cuotas ascenderá a 800 euros y tus ingresos mensuales son 2400 euros, tu ratio deuda-ingreso será de 33,33 %.

Teniendo este aspecto en cuenta, es posible que te preguntes cuándo cuentas con un buen porcentaje. Te invitamos a descubrir la respuesta en el siguiente apartado.

¿Cuál es un buen porcentaje para el ratio deuda-ingreso?

 

Lo primero que debes tener claro es que todo lo que vamos a comentar es la teoría, porque después los bancos pueden estudiar cada caso de forma pormenorizada. Teniendo esto en cuenta, por debajo del 30% se considera siempre un buen ratio de endeudamiento. Entre el 30 y el 40% es de riesgo, sobre todo cuanto más se acerca al 40 % y por encima de este valor el riesgo se considera alto o muy alto.

Incidimos de nuevo en que se trata de la teoría, ya que no se valora igual a un funcionario por la estabilidad de su empleo que a alguien con un trabajo con condiciones menos ventajosas. Tampoco a alguien que tiene grandes ingresos mensuales, aunque un buen porcentaje de sus ingresos vaya a cubrir préstamos, que a quien tiene un sueldo bajo y lo que le queda después de abonar sus cuotas mensuales es una cantidad mínima.

Eso sí, queremos recalcar que cuanto menor sea el ratio deuda-ingreso más posibilidades tendrás de que se conceda el préstamo y viceversa. Otro aspecto que debes valorar es que a la hora de calcular tus gastos mensuales se suman las cuotas de todos tus préstamos, incluidos los personales o los pagos de tarjetas de crédito. A la hora de calcular tus ingresos también se tienen en cuenta propiedades en alquiler y cualquier otro que recibas además de tu sueldo.

¿Se puede mejorar el ratio deuda-ingreso?

Si tu ratio deuda-ingreso es alto y no puedes acceder al crédito, tendrás que mejorarlo. Por supuesto, no es una misión nada sencilla, ya que solo se puede conseguir de dos formas:

  • Cancelando algunas de las deudas que pagas mes a mes.
  • Aumentando tus ingresos mensuales.

Está claro que cumplir cualquiera de estas dos condiciones no es fácil, pero quizás puedas esperar unos meses y en ese tiempo cancelar algún pequeño préstamo que te dé acceso al crédito.

Hay otra opción para incrementar tus posibilidades de acceder un nuevo préstamo y es contar con nuestros servicios. Como analistas hipotecarios trabajamos con una gran cantidad de entidades y negociamos con ellas las mejores condiciones para tus préstamos.

Por todo lo comentado, si quieres conseguir una hipoteca teniendo en cuenta tu ratio deuda-ingreso, ponte en contacto con nuestro equipo y estudiaremos todas las opciones.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply