La moratoria hipotecaria, una medida surgida a partir de la crisis de la COVID19

hand-of-woman-choosing-mini-wood-house-model-on-green-grass-planning-buy-real-estate-eco-house-icon-concept

La crisis del coronavirus ha obligado al Gobierno a tomar medidas económicas para que la sociedad pueda hacer frente a una situación hasta el momento desconocida.

Una de estas medidas que afecta directamente a las hipotecas y a las familias, autónomos y empresarios en situación de vulnerabilidad es la moratoria de la hipoteca.

¿Qué es la moratoria de hipoteca?

Cuando hablamos de moratoria, nos referimos a un aplazamiento, por lo tanto, en este caso nos estamos refiriendo a un aplazamiento del pago de las cuotas de la hipoteca durante un determinado tiempo.

El Gobierno ha regularizado este tema a través del Real Decreto-ley 8/2020 y Real Decreto-ley 11/2020. Esta moratoria, que en un inicio se planteó para que durara un mes y posteriormente fue ampliada a tres meses, ha tenido una gran acogida con 269.694 solicitudes. De estas se aceptaron 226.523 según hizo público el Banco de España el pasado 9 de diciembre de 2020.

Esta moratoria va destinada a hipotecas cuya naturaleza sea para la adquisición de una vivienda habitual, inmueble en el que se lleve a cabo una actividad económica o vivienda en alquiler (en el caso que el propietario que solicitó la hipoteca deje de recibir la renta de alquiler tras la declaración del estado de alarma).

¿Quién puede beneficiarse de la moratoria hipotecaria?

Para poder acogerse a esta medida económica deben cumplirse una serie de requisitos derivados como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus. Son los siguientes:

  • Estar en situación de desempleo.
  • Ser autónomo o empresario y haber sufrido una reducción de ventas o ingresos como mínimo de un 40%.
  • Ser una unidad familiar y no haber superado los siguientes ingresos el mes anterior a la solicitud de la moratoria de:
    • El triple del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM). Siendo este, en 2020, de 537,84 € por lo que la cantidad a tener en cuenta sería de 1.613,52 € y que puede aumentar de la siguiente forma:
      • En 0,1 veces por cada hijo o persona mayor de 65 años a cargo y que forme parte de la unidad familiar
      • En 0,15 veces por cada hijo a cargo de una unidad familiar monoparental
  • Ser una unidad familiar con algún miembro que tenga acreditada una discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad con incapacidad permanente para la actividad laboral. Para este caso, la cantidad a superar es de cuatro veces el IPREM, es decir, 2.151,36€.
  • Ser una unidad familiar con alguno de sus miembros en situación de parálisis cerebral o enfermedad mental. En este caso se debe superar cinco veces el IPREM (2.689,20 €).
  • Cuando más del 35% de los ingresos netos de la unidad familiar estén destinados al pago de la cuota de la hipoteca y suministros básicos.
  • Por causa de una alteración atípica de la economía familiar. En este caso, el cálculo se hace multiplicando por 1,3 el peso de la hipoteca en los ingresos.

A pesar de que no se cumplan los requisitos estipulado por la ley, desde Finteca aconsejamos que los consumidores soliciten una solución a sus entidades bancarias, pues tienen líneas especiales para ayudar a sus clientes antes de dejar impagados.

El plazo de solicitud para la moratoria de hipoteca finalizó el 29 de septiembre de 2020. No obstante, el Gobierno ha anunciado que se amplia el plazo de solicitud hasta el 31 de marzo de 2021.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply