fbpx

Ocupación ilegal de viviendas: ¿está creciendo de forma preocupante?

Ocupación ilegal de viviendas

Una de las cuestiones que más alarma social está creando estos días, dejando a un lado el Covid-19, es la ocupación ilegal de viviendas. El movimiento okupa ha ido perdiendo las pocas simpatías que despertó en un principio y cada vez más propietarios se muestran alarmados ante el preocupante aumento de casos que vemos estos días en los medios de comunicación. Pero, ¿realmente es así? En las siguientes líneas te mostramos algunos datos reales sobre este asunto y también te explicaremos qué es realmente la okupación.

¿Qué datos ofrece la ocupación ilegal de viviendas el primer semestre de 2020?

Las denuncias por ocupación ilegal han subido en España más de un 40 % en solo cuatro años. Si en 2015 se notificaron un total de 10.376 casos, en 2019 aumentaron hasta 14.621. Pero los malos datos no se quedan ahí, ya que en el primer semestre de 2020 las denuncias han aumentado un 5 % con respecto a 2019. ¿Cómo se traducen estos porcentajes? En esos seis primeros meses de este año se han registrado 7.450 denuncias y en el mismo periodo del año pasado 7.093.

Con 3611 denuncias Cataluña aglutina casi la mitad de los casos de 2020, con un incremento del 13 % en relación a 2019. Las otras comunidades más afectadas son Andalucía, en la que suben las denuncias este primer semestre un 23 % y la Comunidad Valenciana con un incremento del 14 % en ese mismo tiempo. Por el contrario, en comunidades como Madrid y el País Vasco sí han bajado los casos en estos últimos seis meses.

Aunque cada vez está más claro, en el siguiente apartado te explicamos qué es exactamente la ocupación ilegal de viviendas.

¿Qué es realmente la ocupación ilegal?

Según el artículo 245 del Código Penal, la usurpación ilegal de una vivienda es siempre un delito, pero hay que hacer algunos matices. Para empezar, es necesario aclarar que si alguien ocupa la casa en la que vives, se trata de un allanamiento de morada y la justicia suele resolver el problema en muy poco tiempo.

Sin embargo, cuando se usurpa una casa vacía se considera que se trata de una ocupación ilegal. Durante las primeras 48 horas la Policía puede actuar sin una orden judicial. No obstante, pasado ese tiempo y si los okupas cambian la cerradura, se considera que se trata de su domicilio y se benefician de su inviolabilidad por Ley.

Desde ese momento, es necesario una orden judicial para devolver la vivienda a su legítimo dueño. Además, si el propietario intenta desalojar por la fuerza al okupa, cambiar la cerradura o cortarle la luz, podría ser denunciado.

¿Cuál es la solución para el propietario? Denunciar de forma civil por desahucio o penalmente si se ha ejercido algún tipo de violencia. Será el inicio de un proceso que en la mayoría de los casos es lento y muy desalentador para el propietario. Es cierto que más tarde o más temprano recuperará su casa, pero casi siempre perdiendo mucho hasta conseguirlo, sobre todo tiempo, dinero y energías.

Ante este problema son muchos los que reclaman medidas más contundentes frente a la ocupación ilegal. Con todos, algunos prefieren deshacerse de la propiedad y que no esté deshabitada. Si es la mejor solución para ti, ponte en contacto con nosotros y te mostraremos cómo fijar el precio de tu vivienda y vender cuanto antes.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply