fbpx

¿Qué pasa con la hipoteca si me divorcio?

Hipoteca divorcio

Si la vivienda familiar está hipotecada hay varias opciones, entre las que se encuentra pedir un cambio en la titularidad del préstamo

En una situación de divorcio, puedes encontrarte con varias situaciones, sin embargo, el problema viene cuando este no es de mutuo acuerdo y cuando la vivienda familiar está hipotecada. Aquí es cuando hay que tener claros los pasos a seguir y cuáles son las mejores opciones para hacer frente al inconveniente de la hipoteca.

Cada vez son más las parejas que deciden romper con su matrimonio. Y muchas veces, cuando deciden separarse, una de las preguntas más formuladas es: ¿Y ahora qué pasa con la vivienda? Con la casa familiar pueden suceder varias cosas, pero la más complicada es cuando hay una hipoteca de por medio. Porque para evitar problemas de embargo e impagos, hay que dejar bien claro quién de los dos se hará cargo de la deuda.

Si la separación es de mutuo acuerdo no hay ningún problema, los cónyuges son quienes deciden quién se queda con la casa. No obstante, en muchos casos tiene que intervenir un juez. Este atribuye la vivienda a uno de los cónyuges según quien tenga la custodia de los niños y, en el caso de no tener hijos, al que la necesite más.

El hecho de no dejar cerrado quién se ocupa de la deuda y pasa a ser propietario de la casa puede provocar graves confusiones. Por ejemplo, si existe un impago, puede que el que ya no es propietario de la casa también sea embargado. Para evitarlo, te presentamos varias opciones:

Vender la casa

Una opción si no se llega a ningún acuerdo es vender la casa. Con el dinero de la venta, se paga la cancelación de la hipoteca y el dinero restante se reparte, a partes iguales, entre los dos cónyuges.

Novación de la hipoteca

Puede ser que una de las partes acaba vendiendo su 50% a la otra. De este modo, se realiza una operación de compraventa. Sin embargo, en una situación de divorcio, lo más común es que uno de los dos termine cediendo su parte a la otra. Esto sucede porque no tienes que pagar tantos impuestos como en una compraventa; solo se tributa el Actos Jurídicos Documentados, que es, según el valor de la vivienda, de entre el 0,5% y el 1%.

Uno puede dejar de ser propietario de la casa, pero continúa siendo deudor de la hipoteca. Y para que esta parte se olvide de la hipoteca, se tiene que hacer una novación. La novación se formaliza ante notario y sirve para modificar los titulares de la hipoteca, entre otras cosas.

Sin embargo, no es tan fácil, porque el banco tiene que acceder a que se realicen estos cambios. Piensa que, al eliminar un titular del contrato, la entidad pierde garantías. Por este motivo, los bancos suelen pedir un nuevo titular o avalista. Si a pesar de esto, no dejan eliminar a un cónyuge del contrato, la única solución es cancelar la hipoteca y contratarla con otro banco.

Si tienes dudas sobre las hipotecas o estás pensando en comprar una casa, no dudes en contactar con Finteca. Nos encargamos de encontrar las mejores condiciones hipotecarias para nuestros clientes y, además, es gratuito. Simula tu hipoteca con nuestra calculadora online y nosotros nos ocuparemos del resto, porque tu mejor hipoteca es nuestro fin.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply