fbpx

Los riesgos de las hipotecas con tipo de interés variable

riesgos interes variable

Los bancos están obligados a ofrecerte unos productos o instrumentos para minimizar los riesgos de una posible subida del tipo de interés

Actualmente los tipos de interés se encuentran en mínimos históricos. Sin embargo, está bien saber qué pasaría si esto cambiase y subieran de golpe. ¿Qué pasaría con las cuotas de tu hipoteca? A continuación, te explicaremos los riesgos que corres al contratar una hipoteca a interés variable y cómo puedes evitarlos.

Existen dos tipos de hipotecas, las variables y las fijas. Con las fijas, siempre pagarás la misma cuota, mientras que, con las variables, la cuota está sujeta al índice de referencia, normalmente el Euribor, más el diferencial. Lo que puede pasar con estas segundas es que el tipo de interés suba y que, por lo tanto, tengas dificultades para asumir la cuota.

Esta situación es más probable encontrártela cuando tienes contratada una hipoteca a largo plazo, ya que cuanto más tiempo, más probabilidad de sufrir cambios

A pesar de esto, hay que recordar que actualmente los tipos de interés se encuentran en valores mínimos históricos, por la cual cosa, contratar una hipoteca ahora es muy rentable. No obstante, este tipo de interés puede variar y por este motivo nosotros te queremos explicar cómo evitar que una subida te afecte.

¿Cómo evitar los riesgos en la subida del tipo de interés?

Las entidades financieras están obligadas por la Ley 36/2003 a ofrecer un producto o cobertura del riesgo en el caso que se produzca una subida de los intereses. Dependiendo de lo que hayas contratado y el período de tiempo, el resultado será uno u otro. Hay dos tipos de productos:

Intercambio de intereses (swap de intereses)

Si contratas este producto, puedes pasar de un tipo de interés variable a uno de fijo durante un tiempo determinado. Esto, también llamado swap de intereses, hace que pagues una cuota fija, anteriormente pactada, durante el período que tengas el producto contratado.

Lo que te puede suceder es que durante el tiempo que lo tengas contratado, los tipos de interés bajen y, por tanto, te encuentres pagando más de lo que pagarías si estuvieras bajo el índice de referencia. Si sucede esto, puedes cancelar la cobertura, pero tendrás que abonar una cantidad. Una vez acabado el período de cobertura, volverás a pagar bajo las condiciones que tenías contratadas desde un inicio.

Establecer un límite superior (también llamado cap)

Este tipo de cobertura permite que estés prevenido contra la subida del tipo de interés por encima de un límite. Lo que hace es protegerte en el caso que el interés supere el denominado “cap”. Durante un período, lo que tendrás que hacer es pagar el límite que tengas establecido, pero nunca superarlo. Una vez acabado el tiempo de la cobertura, tendrás que volver a pagar con las mismas condiciones que tenías en la hipoteca inicial.

Para conseguir este producto, tienes que realizar un pago inicial en el momento de su contratación, independientemente de lo que suceda con los tipos de interés más adelante.

Finalmente, debes saber que estas coberturas se ofrecen por periodos cortos. Por la cual cosa, si quieres evitarte correr riesgos, siempre puedes optar por contratar una hipoteca a tipo fijo.

Recuerda que, si estás pensando en comprar una casa y pedir una hipoteca, Finteca te ayuda a hacerte las cosas fáciles. Nuestros asesores se encargan de negociar con los bancos las mejores condiciones para tu hipoteca, porque para nosotros, tu mejor hipoteca es nuestro fin.

Si quieres salir de dudas y saber cuánto te costaría, simula tu hipoteca con nuestra calculadora online y nosotros haremos el resto. Nuestro servicio es totalmente gratuito para ti, así que te ahorrarás tiempo y dinero.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply