Ingresos para pagar la hipoteca: se necesitará más del 35 % del sueldo

Joslyn Pickens at Pexels

Si la economía pasa o no por un buen momento, es difícil de evaluar. Lo que está claro es que la situación mundial es bastante inestable y que es necesario estar atentos a los cambios en las previsiones, ya que se producen con frecuencia. Ahora hemos conocido que los ingresos para pagar la hipoteca superarán el 35 % de los sueldos a finales del año que viene.

¿Por qué se necesitarán más ingresos para pagar la hipoteca?


Según CaixaBank, en 2023 se necesitará un 36,6 % de los ingresos para pagar la hipoteca. Para la entidad, la razón es que la guerra de Ucrania, la inflación y la más que probable subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo llevarán a que el esfuerzo hipotecario sea mayor el año que viene.

Creen que una vez que suban los tipos de interés oficiales este mismo verano las familias tendrán que hacer un mayor esfuerzo no solo para pagar la hipoteca, también para adquirir una vivienda. Como sabes, esta subida llevará a que se incremente también el Euríbor. Este indicador, que ya está en positivo, determina la cuota de la gran mayoría de las hipotecas con un interés variable.

De hecho, los expertos temen que esa subida de los tipos de interés influya en los buenos datos de la compraventa de viviendas. En los últimos meses han sido muy buenos y quizás a partir de ahora la demanda baje. 

Hay que tener en cuenta que al concluir el 2021 los hogares dedicaban un 33,4 % de sus ingresos mensuales a pagar la hipoteca. Por lo tanto, si para finales de 2023 el porcentaje alcanza el 36,6 %, la subida en un par de años será de 3,2 puntos.

¿Qué es el esfuerzo hipotecario teórico?

 

Los datos que estamos comentando se basan en el esfuerzo hipotecario teórico, o lo que es lo mismo, en el porcentaje de ingresos que utilizan las familias para pagar su hipoteca en el primer año después de la compra. Son los datos que ofrecen los préstamos normales, en los que se concede el 80 % de la compraventa. Aunque la subida será notable, desde la entidad se destaca que todavía no es preocupante. Muestran que antes del estallido de la burbuja inmobiliaria el esfuerzo hipotecario de las familias se llegó a situar en el 54,6 %.

Sin embargo, el estudio también señala que, dependiendo de cómo se comporte el Euríbor, el esfuerzo podría ser mayor y llegar al 39,2 %. Será así si el Euribor termina el 2023 cerca del 2 %. Eso sí, el hecho de que cada vez se contraten más hipotecas a tipo fijo limitará este esfuerzo. Las familias que tengan un préstamo de esta clase no sufrirán los vaivenes del principal índice de referencia. En estos casos, el esfuerzo vendrá determinado más por su situación laboral.

Otro dato interesante que aporta el banco es que se espera que los precios de la vivienda suban en este 2022 hasta un 3,5 %, aunque también creen que a partir de próximo año la subida se moderará. Una buena noticia es que la entidad opina que, aunque suban los precios, los compradores no se verán demasiado afectados, la razón es que creen que también aumentará la renta bruta disponible de las familias. Además, se muestran convencidos de que será así a pesar de todas las dificultades actuales.

Está claro que el hecho de que aumente el porcentaje de los ingresos para pagar la hipoteca no es una buena noticia, pero será necesario analizar hasta qué punto influirá en la vida de los consumidores.

Compartelo en

Leave a Reply