fbpx

Qué es y cuándo se aplica el IVA reducido de una reforma

IVA reducido de una reforma al comprar casa

Si decides comprar una casa para reformar, solo tendrás que pagar un 10% de IVA

Si has comprado una casa para reformar, estás barajando a la posibilidad de comprar una vivienda próximamente, o estás cansado de ver siempre lo mismo y crees que tu casa necesita una mejora, esto te interesa. Saber que impuestos vas a tener que pagar y cuál será su cantidad, es algo importante que debes tener en cuenta antes de empezar una reforma.

Cualquier tipo de reforma que quieras hacer en tu casa, lleva consigo su correspondiente impuesto. Por eso, lo primero que debes saber, es que dentro del presupuesto que tengas para tu reforma, deberás incluir o tener en cuenta el IVA al que vas a tener que hacer frente y cuánto va a ascender.

¿Qué es el IVA reducido de una reforma? 

Es el impuesto que debes pagar por reformar una vivienda. ¿Por qué se le llama reducido? pues porque en lugar de ser del 21% es solo del 10%. Sin embargo, el IVA reducido se aplicará siempre y cuando tu reforma cumpla con unos requisitos concretos. Además, su finalidad principal debe ser mejorar las condiciones de habitabilidad y no solo por un cambio de imagen. 

¿Cuándo se aplica? ¿Cuáles son los requisitos?

El IVA reducido se puede aplicar, siempre que cumpla con los requisitos estipulados, en: 

1. Obras análogas a la rehabilitación

Es decir, se puede aplicar en obras que mejoren la estructura de la vivienda, su fachada, patios interiores. También si quieres ampliar la superficie construida, si quieres instalar un ascensor, adaptar la vivienda para discapacitados…

2. Obras conexas a la rehabilitación

Se refiere a mejoras de fontanería, albañilería y carpintería. También mejoras de los cerramientos, aislamiento, instalaciones eléctricas, climatización o eficiencia energética. Sin embargo, debes tener en cuenta que estas obras no pueden basarse en una simple mejora estética del inmueble. 

Para ambos casos, los requisitos que estas reformas deben cumplir para optar al IVA reducido son: 

  • Más del 50% del coste total de la reforma debe estar destinado a dichas obras. Para ello, deberás acreditar y aportar informes profesionales, al igual que una calificación del proyecto.
  • El coste total de la reforma debe ser mayor al 25% del precio del inmueble o de su valor de mercado si aún no han pasado dos años desde su compra.

3. Renovación y reparación de vivienda particular

En este caso, se incluyen todas las mejoras de carpintería, electricidad, pintura, montaje, fontanería y escayolistas. 

Para este tipo de reforma los requisitos son: 

  • El destinatario de la reforma debe ser siempre una persona física, nunca una empresa. Es decir, la reforma siempre debe estar destinada a un uso particular y deberás acreditar que es tu residencia habitual. 
  • El inmueble debe contar al menos dos años de antigüedad.
  • Los materiales que vas a utilizar para hacer la reforma no pueden superar el 40% del coste total de la misma. 
  • Y, como te hemos comentado antes, tiene que tratarse de una reforma que mejore las condiciones de habitabilidad. 

Por último, también se aplica el IVA reducido a reformas que conlleven una mejora en garajes y trasteros anexos a la vivienda, y las obras realizadas por comunidad de vecinos.

Si estás pensando en comprar una casa para reformar, recuerda que en Finteca te ayudaremos y facilitaremos el proceso de financiación. Buscaremos siempre las mejores condiciones para ti, y conseguiremos tu mejor hipoteca. Además gracias a nuestra calculadora online también puedes simular la hipoteca de tu próxima casa de una forma fácil y rápida. 

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply