¿Qué es la nuda propiedad y qué derechos conlleva?

Muchas personas piensan que una vivienda tiene un dueño o más de uno, que disfrutan de la propiedad y son sus únicos propietarios. Sin embargo, existen otras opciones que resultan interesantes en algunos casos. En las siguientes líneas queremos que descubras qué es la nuda propiedad y qué derechos conlleva.

¿Qué es la nuda propiedad?

Es importante conocer en qué consiste la nuda propiedad y en qué se diferencia del usufructo, ya que son las únicas dos opciones de heredar un bien inmueble que no conllevan el pleno dominio. Vamos a empezar por definir bien esos dos primeros términos:

Nuda propiedad. La persona tiene derecho a ser dueño de la propiedad, pero no pueda disfrutar de ella.

Usufructo. La persona tiene derecho al uso y disfrute de un bien que pertenece al nudo propietario.

Como ves, aunque son dos términos con un significado distinto, son complementarios. Decimos esto, porque para que pueda existir una persona que disfrute la propiedad en usufructo tiene que habar un nudo propietario y viceversa. Los derechos y responsabilidades de estas dos figuras recaen siempre sobre un mismo bien.

Si abundamos un poco más, la plena propiedad consiste en que una misma persona sea dueña de la nuda propiedad y de su usufructo.

Es cierto que el nudo propietario tiene una serie de limitaciones, la principal es no poder hacer uso del bien. Aunque también cuenta con una serie de derechos, que irás conociendo a los largo de estas líneas.

¿En qué casos se suele utilizar la nuda propiedad?

Es cierto que la nuda propiedad se suele dar cuando se hereda una propiedad, pero también es una opción válida en otros casos. Por ejemplo, algunas personas mayores venden la nuda propiedad de su vivienda a un tercero o al banco. De esta forma, pueden disfrutar de su hogar hasta el fin de sus días y obtener una cantidad de dinero que les ayude a disfrutar de una mejor situación económica.

¿Cuándo puede disfrutar de la vivienda el nudo propietario?

Por supuesto, llegará un momento en el que el nudo propietario de una vivienda se convierta en su dueño de pleno derecho. ¿Cuándo sucederá lo que estamos comentado? Cuando el usufructuario fallezca, en la mayoría de los casos.

¿Qué derechos tienen el nudo propietario y usufructuario?

El principal derecho que tiene el usufructuario es el de disfrutar de la vivienda toda su vida. Pero también puede alquilarla o vender su usufructo. El nudo propietario no puede alquilar la propiedad, pero sí puede vender la nuda propiedad a otro.

Podría existir una posibilidad y es que el nudo propietario compre el usufructo al usufructuario y así adquiera el pleno dominio de la vivienda.

Además de todo lo comentado, el nudo propietario tiene estos derechos:

• Derecho a hipotecar la nuda propiedad.

• Derecho a efectuar obras y mejoras que no perjudiquen al usufructuario.

• Derecho a disfrutar del pleno dominio cuando finalice el usufructo.

¿Por qué se apuesta por nuda propiedad en una herencia?

Las razones para dejar la vivienda a un nudo propietario y el usufructo a otra persona son diversas. Las más habitual es que la propiedad la pueda disfrutar el cónyuge que no ha fallecido.

También puede dejarse a los hijos el usufructo y a los nietos la propiedad, por cualquier razón, aunque suele suceder cuando no se confía mucho en la acciones que puedan realizar los primeros herederos de la propiedad.

Ahora que ya sabes qué es la nuda propiedad y los derechos y obligaciones que conlleva, ¿será la opción que elijas?

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply