¿Qué pasa si hereda una vivienda con hipoteca?

cuando se acepta una herencia, también se aceptan las deudas contraídas por la persona fallecida. Uno de los casos más comunes es la herencia de una vivienda con hipoteca.

La dramática crisis económica derivada de la crisis sanitaria ha desatado una oleada de renuncias a las herencias en España, una tendencia que los expertos prevén que podría aumentar en este 2021. La principal razón es que cuando se acepta una herencia, también se aceptan las deudas contraídas por la persona fallecida. Uno de los casos más comunes es la herencia de una vivienda con hipoteca.

Existen varias alternativas para no tener que renunciar a la herencia. La principal es contar con un seguro de vida, pero hay otras opciones para poder mantener la vivienda, que dependerán de la situación económica del heredero y el patrimonio del fallecido.

Seguros de vida para no renunciar a la herencia

En primer lugar, una fórmula preventiva para poder asegurarse de que nuestros herederos no adquieran una deuda son los seguros de vida vinculados a las hipotecas. Esto es un seguro de vida con el banco que ha concedido la hipoteca como beneficiario. Así, tras el fallecimiento, la entidad bancaria recibe una cantidad para amortizar la hipoteca, y el heredero recibe la vivienda sin deudas.

Por otro lado, un sistema común es la contratación de un seguro de vida ordinario, con el heredero como beneficiario. Así,  este puede hacer frente no solo a la posible hipoteca, sino a otro tipo de deudas que haya podido contraer el fallecido.

Si no hay seguro de vida, ¿qué opciones existen?

  • Aceptar la herencia

Si se acepta una herencia que incluye una hipoteca, el beneficiario asume el pago de la hipoteca con las mismas condiciones que tenía el fallecido, tan solo cambiando el titular de la misma. El problema surge cuando no se tienen recursos para hacer frente a esta deuda con la entidad bancaria.

  • Renunciar a la herencia

La primera y más evidente es la renuncia de la herencia. Si el heredero no puede asumir la hipoteca, no se puede renunciar tan solo a la vivienda, sino que tiene que ser una renuncia “en bloque” de toda la herencia. Hay que tener en cuenta que aparte de heredar la hipoteca, para aceptar una vivienda se debe pagar también la plusvalía del suelo y el impuesto de sucesiones, que variarán en función de la consanguineidad con el fallecido y la comunidad autónoma donde vivamos.

  • Aceptar la herencia a beneficio de inventario

Una fórmula muy interesante para no tener que renunciar a la herencia es aceptarla a beneficio de inventario. Esto permite al heredero “pagar” la hipoteca con el resto del patrimonio heredado, hasta donde alcance el valor del resto de bienes. Este trámite debe hacerse ante un juez o notario y puede ser una opción muy ventajosa si se cuenta con patrimonio suficiente para no tener que renunciar a nada.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply