Seguro de alquiler, evita tener preocupaciones

Seguro de alquiler La clave para evitar muchas preocupaciones

Si le preguntas a un experto, cómo estar tranquilo al arrendar tu vivienda, seguro que te responde que debes contar con un seguro de alquiler. En la actualidad, por muy buenas referencias que tengas de tus futuros inquilinos, es difícil garantizar que todo saldrá bien. Este tipo de productos cubren distintas cuestiones. Por supuesto, el pago de la renta es la principal, pero también daños en la vivienda y otros aspectos importantes. En las siguientes líneas te invitamos a conocer mejor esta clase de pólizas.

¿Qué es un seguro de alquiler?

 

Como su nombre indica, un seguro de alquiler es un producto que garantiza al propietario de la vivienda que sus derechos estarán protegidos en todo momento. Lo más importante es que se encarga de pagar la renta todos los meses, pero también se ocupa de diferentes reparaciones o incluso de iniciar distintos procedimientos legales contra el inquilino.

Lo primero que hacen este tipo de seguros es analizar a los candidatos a convertirse en tus inquilinos. Es un proceso similar al que realizan los bancos cuando van a conceder una hipoteca. En ambos casos, se trata de garantizar en la medida de lo posible que se trata de una persona solvente y que en principio no hay riesgo de impago. Por lo tanto, se solicitará al inquilino una serie de documentos que muestren cuál es su situación financiera. Si no es la adecuada para asumir el pago, se pueden incluir avalistas en la operación.

A partir de la firma de la póliza y del contrato del alquiler, que suelen ser simultáneas, el inquilino abona la renta mensual al seguro y este a su vez la traslada al propietarioLo habitual es que el seguro sea pagado por el dueño de la vivienda y abone la totalidad de la póliza en el momento de su contratación. En algunos casos se puede descontar de las mensualidades. En cuanto a su precio, suele suponer entre el 3 y el 5 % de la renta anual. Es decir, si el inquilino paga por la vivienda 700 euros al mes, al año serán 8.400 y el seguro costará entre 250 y 420 euros.

En los casos en los que se llegue a un desahucio, es frecuente que este tipo de seguros también se ocupen de la reparación de los actos vandálicos que se hayan podido realizar en la vivienda.

¿Qué ventajas tiene contratar un seguro de alquiler?

 

Aunque a estas alturas no tendrás muchas dudas en cuanto a las ventajas de contratar un seguro de alquiler, ahora queremos resumir las más importantes, son estas:

Ventajas respecto a otras opciones. Contratar un seguro de alquiler es más ventajoso que pedir otras garantías de pago, como varios meses de fianza o depositar un aval bancario. Ten en cuenta que estas dos últimas opciones suponen un desembolso tan alto que perderás un buen número de posibles inquilinos si lo solicitas.

Sencillo. Hemos comparado el trabajo que realizan las aseguradoras para comprobar la situación del futuro inquilino a la solicitud de una hipoteca. Es así, pero se trata de un proceso mucho más rápido y sencillo.

Tranquilidad. Durante el tiempo que está en vigor el seguro tienes no solo los pagos garantizados, sino que estos se producirán en los primeros 5 días del mes y no tendrás que estar detrás de tu inquilino para conseguirlo.

• Precio. Es cierto que contratar un seguro conlleva un desembolso relativamente importante, pero si lo comparas con todo lo que obtienes a cambio, seguro que el precio te parece asequible.

Está claro que el seguro de alquiler es un elemento imprescindible para estar tranquilo si arrendas un vivienda.

Compartelo en

Deja un comentario