Construir 800.000 viviendas sociales: el plan para los próximos 15 años

Diferentes asociaciones inmobiliarias sin ánimo de lucro, organizaciones profesionales y patronales del sector han presentado al Gobierno un plan para construir 800.000 viviendas sociales. Han comentado que los 1.000 millones de dotación de los fondos europeos para aumentar la oferta pública es insuficiente. En su opinión, se necesitan unos 3.450 millones de euros durante los tres próximos años y después durante una década, aportar 1.150 millones de euros cada año.

¿En qué consiste el plan para construir 800.000 viviendas sociales en los próximos 15 años?

Esta propuesta que estamos comentado no se ha presentado ahora, sino a comienzos de este año. Además, en el mes de marzo se realizó un encuentro para debatirla.

De las 800.000 viviendas sociales que hemos comentado que se necesitan, los expertos creen que un 40 % debería corresponder a promociones de obra nueva. Los pisos serían creados por una colaboración entre organismos públicos y privados. Cada propiedad tendría un coste medio de 114.000 y se concedería una subvención de 23.000 euros. Esta cifra corresponde al 20 %, de esta forma, el 80 % restante se pagaría por medio de la financiación.

Esos 23.000 euros multiplicados por las 50.000 viviendas que se tendrían que construir al año, darían como resultado esos 1.150 millones de euros que tendría que poner el Gobierno.

Los responsables de este informe afirman que no es impensable conseguir esta cifra. Recuerdan que entre los años 2007 y 2011, el Ministerio de Vivienda tuvo una dotación de unos 1.200 millones de euros. También comentan que en el año 2009 en los Presupuestos se destinaron 1.600 millones para vivienda. Sin embargo, a partir de 2012 esta cifra comenzó a descender debido a la crisis económica.

¿Qué otras medidas se deben poner en marcha para facilitar el acceso a la vivienda?

Además del importante aporte económico al plan, hay otras medidas importantes para conseguir cumplir estos objetivos. Una de ellas es proporcionar suelo para que se puedan construir estas viviendas. También se ha recalcado la necesidad de garantizar que los compradores puedan acceder a una hipoteca a través del Instituto de Crédito Oficial, ICO, o utilizando cualquier otra opción.

Recuerdan que las viviendas nuevas tienen un IVA del 10 % y piden que este tipo de propiedades estén gravados por el tipo superreducido, es decir, que solo se pague un 4 % de IVA.

Además, los autores del informe creen que es necesario coordinar los esfuerzos tanto del Gobierno como de las distintas Comunidades Autónomas, ya que estas tienen transferidas un gran número de competencias relacionadas con la vivienda.
El Gobierno cree que con los 1.000 millones que se destinarán a la vivienda de los fondos europeos se podrán construir hasta 20.000 viviendas.

Aunque el plan no ha tenido el éxito esperado, sus creadores confían en que todavía se pueda tener en cuenta. Se basan en que el plan actual termina este mismo año y que en 2022 se necesitará un nuevo y podría ser este. Destacan que es muy importante invertir en vivienda, ya España es uno de los países de Europa con menor oferta de alquiler social. Por eso, entienden que es necesario ofrecer alternativas.

Queda por ver si sale adelante o no este proyecto para construir 800.000 viviendas sociales durante los próximos 15 años.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply