fbpx

Demanda de reposición: qué es y cómo reducir sus riesgos

Demanda de reposición

La demanda de reposición en el sector inmobiliario es algo tan sencillo como vender tu casa actual para poder comprar otra. Hoy por hoy, se trata de la principal opción dentro del mercado residencial de la vivienda en nuestro país. Es imprescindible en la mayoría de los casos, ya que los bancos solo cubren el 80 % de la tasación y el resto del dinero más los gastos que conlleva la operación lo tiene que aportar el comprador. Aunque existen otras opciones, como la doble garantía hipotecaria.

¿Qué más debes saber sobre la demanda de reposición?

Para conseguir la cantidad que acabamos de mencionar y poder acceder a la compra, la venta de tu vivienda habitual es casi imprescindible. Por eso, más de la mitad de las operaciones que reciben los agentes de la propiedad suelen ser de demanda de reposición. Es innegable que se trata de una opción con un cierto riesgo económico, que se debe estudiar bien para no entramparse. Sobre todo si todavía estás pagando una hipoteca por tu residencia habitual. Si no estudias bien los pasos a seguir, puedes encontrarte pagando dos préstamos y en un verdadero lío financiero.

A la hora de adquirir la nueva vivienda hay diferentes situaciones, las repasaremos a continuación.

¿Qué opciones tienes para vender tu casa y comprar otra?

Lo mejor que puede ocurrir es que cuentes con los ahorros necesarios para pagar la entrada de la nueva vivienda. Es decir, los gastos de la compraventa y el 20 % de la tasación que no cubre la hipoteca. Además, si puedes permitirte estar un tiempo asumiendo una doble hipoteca, no tendrás tanta prisa por vender. De esta forma, evitarás el riesgo de malvender tu propiedad y perder unos cuantos miles de euros. En todo caso, el tiempo que tardes en deshacerte de tu vivienda tendrás que asumir ese gasto extra. Sin olvidar que para que el banco la apruebe tendrás que demostrar una gran solvencia.

Otra opción es vender tu casa, cancelar la hipoteca y después comprar tu nueva vivienda. Incluso es posible que te sobre algo de dinero, que podrás utilizar para dar la entrada. El inconveniente en este caso es que no sabes el tiempo que vas a tardar en vender tu hogar y luego en comprar. Puede que en ese intervalo pierdas la vivienda que te interesaba. Además, entre la venta y la compra tendrás que encontrar un lugar en el que vivir. Salvo que pactes con el comprador que la entrega de llaves se haga pasado un tiempo, algo que no siempre es fácil, quizás pagando una especie de alquiler a cambio.

La última opción es solicitar una hipoteca puente. Se trata de una clase de préstamo que cuenta con una doble garantía hipotecaria, la vivienda que se quiere vender y la que se compra. Se utiliza para los clientes que quieren comprar una nueva propiedad, pero que aún no han vendido la antigua. Cuando se consiga vender, se podrá devolver el capital que se debía y dejar libre de cargas esa propiedad.

¿Quieres encontrar la mejor opción para vender tu vivienda actual y comprar una nueva? Entonces, ponte en contacto con nuestro equipo de expertos y diseñaremos una solución a tu medida.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply