Préstamo o hipoteca, ¿cuál debo solicitar para una reforma?

House model with real estate agent and customer discussing for contract to buy house, insurance or loan real estate background.

Con el paso del tiempo los hábitos cambian y buscamos nuevas formas de aprovechar al máximo nuestro hogar. Tras adquirir la vivienda, uno empieza a plantearse la necesidad de hacer reformas para poderla adaptar a nuestras necesidades. Por norma general, llevar a cabo una reforma integral del inmueble supone una gran inversión que variará según la cantidad de obras que queramos hacer.

Existen dos alternativas para cubrir los gastos de este tipo de proyecto: un préstamo o una ampliación de la hipoteca. Es importante conocerlas en detalle y saber elegir la que mejor se adapta a nuestra situación financiera.

La tasa de interés de los préstamos hipotecarios suele ser menor que la de los créditos personales. Sin embargo, la oferta de hipotecas para reformas no es tan amplia como la de compra. En este contexto, es necesario asesorarse y comparar los servicios que brinda cada banco ya que algunos cuentan con préstamos hipotecarios especiales para reformas de vivienda.

¿Cómo son los productos financieros para la reforma de una vivienda?

  • Préstamo personal: en el caso de las pequeñas reformas que no requieren demasiado capital, un préstamo podría ser lo más adecuado. Su tramitación suele ser más rápida y no precisa de una tasación de la vivienda. Sin embargo, el tipo de interés es mayor, tiene un plazo máximo inferior y la cantidad de dinero es limitada.
  • Hipoteca para reforma: aunque es un producto que no muchos bancos ofrecen, es posible conseguir más dinero que con un préstamo. Además, cuentan con un periodo de devolución más amplio. No obstante, suelen tener requisitos más estrictos y los gastos de formalización son mayores.
  • Ampliación de hipoteca: es posible ampliar la hipoteca que estamos pagando actualmente para financiar las obras. La solicitud se realiza a través de una novación y en algunos casos debemos pagar una comisión. Es bastante probable que el banco acepte la ampliación, siempre y cuando se lleven varios años pagando y no haya habido impagos.

Entonces, ¿cuál es mejor?

La elección dependerá de cuánto vamos a necesitar para renovar la casa. Con una nueva hipoteca o una ampliación se pagarán menos intereses. Sin embargo, el proceso de formalización será más complejo y costoso.

En cualquier caso, es importante comparar todos los productos disponibles en las diferentes entidades, ya que cada una cuenta con varias ofertas y distintas condiciones (intereses, comisiones o contratación de otros servicios).

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply