fbpx

Por qué comprar un piso de segunda mano

Por qué comprar un piso de segunda mano

Una de las cuestiones a las que nos enfrentamos a la hora de decidir qué vivienda comprar es si tiene que ser de nueva construcción o no. El por qué comprar un piso de segunda mano depende de las necesidades de cada uno.

Una de las principales razones por los cuales elijes qué piso comprar es su precio. Un coste más bajo es seductor y esto es lo que tienen las de segunda mano, precios más alcanzables. Podemos pensar que comprar a un precio más bajo puede ser sinónimo de problemas; ya sea estructurales, de instalaciones u otros. Pero la solución de estos muchas veces no es tan cara como la compra de una casa de nueva construcción.

Por otro lado, una residencia de segunda mano puede ser una oportunidad, sobre todo si lo que buscas es un hogar con personalidad y que puedas adaptar a tus necesidades. Se podría considerar este tipo de viviendas como un lienzo en blanco, en el que puedes reformar y cambiarlo a tu gusto. Además, si se compra de segunda mano, el lugar puede tener un encanto especial; techos altos, vigas de madera, acabados antiguos, etc. Este tipo de elementos decorativos cada vez están más demandados, puesto que aportan carácter a un hogar.

Otro de los factores que ayudan a decidir realizar una compra es la zona. Y en este punto las viviendas de segunda mano entran en juego. Normalmente, las viviendas de nueva construcción se encuentran a las afueras de las grandes ciudades o pueblos, es por este motivo, que si se quiere una ubicación céntrica hay que buscar pisos de segunda mano. Por ejemplo, si se quiere ir a vivir al barrio de Gràcia de Barcelona, la mayoría de ofertas serán referentes a viviendas que no son nuevas y que, como mucho, tendrán una reforma reciente. No obstante, hay que tener una mínima información sobre en qué situación se encuentra cada barrio de la ciudad

Es en este momento en el que piensas: “¿Si tengo que comprar una vivienda de segunda mano, por qué no alquilar?”. La respuesta es sencilla, al fin y al cabo, la compra de una casa es una inversión. Asimismo, actualmente el precio del alquiler se ha encarecido, lo que hace que comprarse una vivienda puede acabar saliendo rentable.

Finalmente, y en relación con los gastos que comporta la compra de un inmueble, con la adquisición de una vivienda de segunda mano te ahorras el pagar un 10% de IVA. En este caso tendrás que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que suele ser inferior al IVA. Asimismo, el porcentaje a pagar dependerá de la Comunidad Autónoma.

Por todo ello, si estás pensando en comprar una vivienda no está de más visitar y tener siempre la opción de las casas de segunda mano, pueden sorprenderte y salirte bien de precio.  

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply