Qué es una Refinanciación hipotecaria

Karolina Grabowska at Pexels

Si ya tienes una hipoteca, es posible que te preguntes si es para siempre. Por fortuna, se pueden cambiar algunas de sus cláusulas o incluso todas a través de la refinanciación hipotecaria. Puede que en su momento sus condiciones te parecieran atractivas o que simplemente te vieras abocado a aceptarlas por cualquier razón, sin embargo, ahora ya no crees que realmente sea la mejor opción.  En las siguientes líneas queremos mostrarte qué es la refinanciación hipotecaria y qué posibilidades te ofrece.

¿Qué es la refinanciación hipotecaria?

 

Empezaremos definiendo qué es la refinanciación hipotecaria. Se trata de cambiar una o más de las condiciones que tiene tu hipoteca. Hay tres opciones para hacerlo: una novación, una subrogación o una nueva hipoteca.

Es algo que se hace con mucha frecuencia, sobre todo en momentos en los que por cualquier razón muchas personas quieren cambiar cierta condición de su préstamo. Por ejemplo, en este momento y debido a la subida del Euríbor de las últimas semanas, muchos clientes se plantean convertir una hipoteca variable en una hipoteca con interés fijo.

En cualquier caso, una cuestión que debes tener clara en todo momento es que aunque el deseo de cambiar esas condiciones sea tuyo, que lo consigas siempre depende del banco, que es quien tiene la última palabra.

¿Qué tipos de refinanciación hipotecaria existen?

 

Queremos recalcar que existen tres formas de refinanciar una hipoteca y aunque ya las conoces, queremos explicarlas con un poco más de detalle.

Novación hipotecaria.

Consiste en cambiar una o más de las condiciones de tu préstamo. Son varias las modificaciones que se pueden hacer, pero estas son las más habituales:

  • Refinanciación hipotecaria con aumento de capital. Si necesitas contar con un dinero extra, puedes solicitar una ampliación del capital. Se tendrá que tasar la vivienda para ver si es posible, ya que el dinero solicitado en total no podrá superar el 80 % del valor actual de la vivienda. Aunque el dinero lo puedes usar para lo que desees, el banco puede pedirte que lo justifiques.
  • Refinanciación hipotecaria aumentando el plazo. Cuando la cuota mensual se te hace cuesta arriba, puedes intentar ampliar el plazo para que se más baja.
  • Refinanciación hipotecaria modificando el tipo de interés. En los últimos meses cada vez más clientes están solicitando pasar una hipoteca a interés variable a tipo fijo. La razón es el miedo a que el Euríbor suba de forma considerable en los próximos meses.

Subrogación hipotecaria

Otra de las opciones es una subrogación hipotecaria. En este caso, se pasa la hipoteca de un banco a otro. Como es lógico, esta entidad te ofrece mejores condiciones que las que tienes firmadas con tu banco actual.

Contratación de nueva hipoteca

La tercera opción es contratar una nueva hipoteca. No es muy utilizada, ya que lo normal es subrogar el préstamo a otro entidad. Sin embargo, también es posible solicitar un nuevo préstamo y cancelar el anterior.

¿Qué puedes conseguir con la refinanciación hipotecaria?

 

Aunque ya has visto algunas de las cosas que puedes conseguir con la refinanciación hipotecaria, queremos resumir todo lo que puedes lograr:

  • Conseguir dinero para invertirlo en cualquier asunto: una reforma, la compra de un coche o cancelar algún préstamo personal.
  • Pagar menos dinero cada mes por la cuota de tu hipoteca.
  • Lograr un tipo de interés más atractivo.
  • Dar de baja alguna de las vinculaciones que en su momento firmaste con tu banco para conseguir que la hipoteca se bonificase.
  • Cambiar cualquier cláusula del préstamo.

El refinanciamiento hipotecario ha ayudado a muchas familias a salir de alguna situación complicada y también en otras cuestiones. Si crees que es la solución que necesitas, ponte en contacto con tu banco para negociar las nuevas condiciones.

Compartelo en

Deja un comentario