Código de Buenas Prácticas Bancarias: qué es y cómo puede ayudarte

pexels-pixabay-259200

Si estás pasando por una situación económica complicada y puedes no hacer frente al pago de cuota hipotecaria, , te interesa conocer qué es el Código de Buenas Prácticas Bancarias.

Por desgracia, son muchas las familias que se enfrentan a dificultades para hacer frente a su hipoteca. En ocasiones, el problema es que se firmaron antes del estallido de la burbuja inmobiliaria y sus importes son muy altos, mientras que en otras las dificultades vienen derivadas por un cambio en la situación económica de los hipotecados que complica el pago. 

¿Qué es el Código de Buenas Prácticas Bancarias?

 

El Código de Buenas Prácticas Bancarias es obligatorio engloba una serie de medidas que los bancos debe aplicar para ajustar la deuda de las personas hipotecadas que tienen una situación económica complicada. Por supuesto, están obligados a cumplir este código las entidades que se hayan comprometido a hacerlo.

Todas estas medidas están pensadas para proteger a las personas que no pueden pagar su hipoteca y de esta forma se consigue que la entidad no comience un proceso de ejecución hipotecaria. Los bancos ofrecen estas tres posibilidades:

Medidas previas a la ejecución hipotecaria. Se ofrece restructurar la deuda para que el hipotecado pueda pagarla. Una vez que lo solicita el deudor, el banco tiene un mes para presentar un plan personalizado. La solución puede ser una carencia de capital durante cinco años, ampliar el plazo hasta los 40 años o reducir el interés durante la carencia a Euríbor más 0,25 %

• Medidas complementarias. Consiste en una quita de deuda cuando no se pueden pagar las cuotas. Se puede reducir un 25 % el capital pendiente o se pueden hacer otro tipo de reducciones. Esta medida se puede solicitar incluso si ya ha empezado la ejecución hipotecaria y se ha publicado la subasta de la propiedad.

• Medidas sustitutivas. Si las medidas anteriores no son suficientes, se acepta la dación en pago. Es decir, el propietario entrega la propiedad al banco y este cancela la deuda. Además, si lo solicita, el deudor puede quedarse has dos años en la vivienda pagando un alquiler social, que supondrá una renta anual del 3 % de la deuda pendiente cuando se produce la dación en pago. Se puede prorrogar este acuerdo posteriormente.

¿Cuáles son los requisitos para acogerse al Código de Buenas Prácticas Bancarias?

 

Los requisitos para beneficiarse del Código de Buenas Prácticas Bancarias se recogen en el Real Decreto-ley 6/2012, son estos para beneficiarse de las medidas previas:

• Los ingresos de la unidad familiar no pueden superar el resultado de multiplicar por tres el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), por cuatro si hay un miembro con discapacidad 0 en situación de dependencia.

• Las circunstancias económicas de la familia deben haber cambiado de manera significativa en los últimos cuatro años.

• La cuota mensual de la hipoteca tiene que representar más del 50 % de todos los ingresos netos de la unidad familiar. 

Para beneficiarse de las medidas complementarias y sustitutivas hay que cumplir también con estos requisitos:

• Que la unidad familiar no cuente con bienes para pagar la deuda.

• Que la hipoteca sea sobre una sola vivienda y que se concediese para su compra.

• Que la hipoteca no tenga otras garantías reales o personales o que no sirvan para cubrir toda la deuda.

• Si hay otros hipotecados que no son parte de la unidad familiar, también tendrán que cumplir los requisitos que hemos mencionado para que puedan beneficiarse de acceder a las medidas complementarias y sustitutivas.

Ahora que conoces en qué consiste el Código de Buenas Prácticas Bancarias puedes decidir si es una buena opción en tu caso.

Compartelo en

Deja un comentario