Seguro de vida hipotecario

insurance house protection concepts, Hands post protect over house.

Cuando se contrata una hipoteca son muchas las eventualidades por las que el cliente puede sufrir dificultades para poder pagar las mensualidades. Seguros como los de impago cada vez son más frecuentes en los que firman hipotecas, para cubrirse las espaldas de cara a hipotéticas morosidades que puedan plantearse por diferentes escenarios.

Hoy, ante el triste aumento de la mortalidad provocado por la COVID-19, son muchos los herederos que se han encontrado con una hipoteca que no pueden asumir, recurriendo a una dación en pago a favor del banco o el endeudamiento para hacer frente al préstamo. Para evitar estas situaciones y que el heredero no tenga que asumir la carga de una hipoteca y el banco deje satisfecha su deuda, existen los seguros de vida hipotecarios: ¿Qué son y cómo funcionan?

Tal y como se ha planteado, mediante la contratación de un seguro de vida, el titular se asegura que, en caso de fallecer antes del pago total del préstamo hipotecario, el pago del restante del préstamo quede satisfecho. Hay que destacar que este tipo de seguros pueden cubrir también posibles incapacidades absolutas, que impidan al titular trabajar y, por lo tanto, pagar sus mensualidades. De decidir contratarlo, existen dos opciones.

Contratarlo con la hipoteca

Los bancos suelen ofrecer seguros de vida hipotecarios como cualquier otro producto vinculado cuando se negocia una hipoteca. Por consiguiente, no estamos hablando de una condición sine qua non para firmar la hipoteca, es de carácter voluntario y a juicio del cliente, como todos los productos adicionales. De este modo, la entidad financiera se va protegiendo poco a poco frente a un posible gran impago por fallecimiento del contratante.

A cambio, el banco suele ofrecer intereses más atractivos, como con el resto de “extras” que puedan ofertar junto al préstamo hipotecario, por lo que el descuento final en el tipo de interés dependerá de si se contrata solo este tipo de seguros.

Contratarlo con una aseguradora

La otra opción es establecer un contrato ajeno con una aseguradora. Estas entidades suelen ofertar precios accesibles, conocedoras de que a muchas personas les convendrá contratar estos seguros directamente con la hipoteca.

La elección, por lo tanto, se debe hacer con calculadora y papel, teniendo en cuenta qué es lo que queremos contratar, por cuanto tiempo y si nos interesan otros productos que vengan con la hipoteca.

¿Qué conviene más?

En primer lugar, si vamos a contratar una hipoteca con muchos productos adicionales, seguramente nos convenga incluir en el contrato el seguro de vida hipotecario. La razón principal es que cuánto más productos contrates con la hipoteca, mayor reducción del tipo de interés tendrás, teniendo por lo tanto un precio más atractivo por el paquete completo. Además, por un tema de practicidad, es más interesante tener todos los productos juntos.

Sin embargo, es posible que al hacer cuentas tengamos un precio más atractivo contratando el seguro con una aseguradora. Para ello, habrá que fijarse en la hipoteca completa, teniendo en cuenta que, en los años finales de amortización, se pagan menos intereses, pero en cambio, el seguro de vida será más caro porque hay más posibilidades de fallecimiento o incapacidad.

Compartelo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply